Your Learning= Your Students’ Success

Lecciones aprendidas de nuestra incursión en el mundo empresarial de Internet

By in Anuncios | 0 comentarios

Inicialmente fuimos cinco mujeres en tres continentes diferentes, cuatro países diferentes, que habían decidido colaborar al compartir una cantidad significativa de conocimiento y experiencia en educación. Todas teníamos la visón sobre la importancia de compartir y colaborar como forma de impulsar aprendices permanentes en un mundo tan cambiante. Como nuestra filosofía se basa en compartir, aquí un resumen de nuestra trayectoria en el mundo empresarial online, que esperamos pueda inspirar a cualquiera en una situación similar.

Silvia Rosenthal Tolisano, muy conocida por su blog de Langwitches, fue la catalizadora para el grupo ya que conocía personalmente a cada una de los miembros. Comenzamos a desarrollar un negocio de cursos online que llamamos amplifiEDUcation. Cada uno de los miembros fundadores tenía diferentes compromisos ya sea en sus trabajo full-time, consultoría y/o familia y así amplifiEDU se sumaba a nuestras vidas ajetreadas. Pero comenzamos el negocio con la convicción que nuestro conocimiento, en forma de cursos y recursos, sería un “ingreso pasivo” – significando que una vez creado, generaría un ingreso adicional. Así es que imaginamos que el tiempo necesario sería limitado. Primera lección aprendida: un negocio en Internet requiere mucho más tiempo, conocimiento y experiencia de lo que imaginamos al principio.
Rápidamente se hizo evidente que era demasiado compromiso para algunas de nosotras y amplifiEDUcation se redujo a tres mujeres.

Estos son los elementos fundamentales de nuestra trayectoria de aprendizaje:

Contenido: lo que más nos gusta y lo que la gente quiere

Comenzamos amplifiEDUcation enfocándonos en lo que creíamos era importante, basado en nuestra experiencia y desafíos en educación. Nuestra misión es la siguiente:

“ Nuestra misión es ayudar a los docentes a “amplificar” su propio aprendizaje y, por ende, el aprendizaje de sus alumnos. Sabemos que reflexionar, conectarse y compartir (amplificando) invita a nuevas posibilidades que aún no habían sido desveladas.”

Nuestra misión expresaba nuestra pasión. Esto era lo que creíamos necesitaban los docentes y colegios al tratar de preparar a sus alumnos para un aprendizaje constante en un mundo que cambia continuamente, integrando los desarrollos tecnológicos en el proceso. Silvia Tolisano, como langwitches, tiene muchos seguidores en su blog y redes sociales y contábamos con esos seguidores como difusores iniciales de los nuevos recursos en forma de cursos online. Tuvimos ventas pero no alcanzaban para mantener el negocio. ¿Por qué no estábamos vendiendo más cursos? Los docentes recurrían al contenido online en el blog de langwitches, expresaban interés en aprender más para ellos mismos una vez que un seminario o taller se había completado, ¿por qué no aprovechaban los cursos online ofrecidos?

Teníamos dos suposiciones sobre estos desafíos. Primero, nos dimos cuenta que los docentes no querían comprar individualmente un curso aunque mostraban interés por el contenido gratuito. En segundo lugar, el mundo de la educación también cambia rápidamente y vemos que los colegios se esfuerzan por encontrar un punto focal para invertir en términos de desarrollo profesional docente.

En nuestro camino de aprendizaje apareción un libro interesante: “El método Lean Startup: Cómo crear empresas de éxito utilizando la innovación continua“. Las lección aprendida con respecto al contenido que representaba nuestra pasión y creencias es la siguiente: debíamos mirar el mercado y lo que las personas sentían que necesitaban y dispuestas a pagar. Pero esto en sí mismo era una tarea complicada. Requiere mucho aprendizaje sobre el mercado y probar distintos “productos” (cursos online y recursos). Era un aprendizaje fuera de nuestra área de especialidad, pasón, tiempos y capacidad…

Marketing en redes sociales

Poco después de comenzar nuestro negocio nos dimos cuenta de lo mucho que teníamos que aprender sobre el marketing en redes sociales de nuestra compañía, aunque somos activas en las redes como individuos. Comenzamos principalmente en Twitter pero luego nos extendimos a una estrategia más estratégica en Facebook, Instagram y Pinterest. Teníamos que aprender sobre campañas comerciales pagas en Facebook y Twitter y comenzamos a hacer un seguimiento de los resultados. Pronto comprendimos lo complejo que era y cuánto tiempo llevaba producir buen contenido de redes sociales y hacer un seguimiento de los resultados de las estrategias de las campañas.

Al principio escribíamos blog posts que eran compartidos en todos los canales de redes sociales. También curamos enlaces interesantes y recursos relacionados con nuestra misión. El compartir constantemente contenido nuevo en forma de blog posts parecía atraer compradores. También invitamos a otros blogueros. Aprendimos sobre la idea de un “lead magnet” que en esencia es un recurso gratuito que compartes para atraer la atención hacia tu página web y recoger emails. Desarrollamos una “Guía para enseñar en un mundo en cambio exponencial” como nuestro lead magnet y comenzamos a recopilar emails de suscriptores utilizando MailChimp. Teniendo una lista de suscriptores comenzamos a enviar Newsletters con recursos especiales y novedades sobre nuestro sitio. Producir este contenido era mucho trabajo aunque tratábamos asignar un doble propósito a cada tarea al utilizar un contenido adaptado de nuestro trabajo individual.

Instagram fue una sorpresa porque veíamos más likes que en cualquier otra plataforma de red social. Decidimos entonces invertir mucho tiempo para desarrollar una campaña de Instagram basada en imágenes con nuestra marca y un texto corto. Esto fue después de haber invertido en rediseñar nuestra página web para crear una imagen de marca sólida con colores y letra específicos. Aunque habíamos obtenido muchos likes en Instagram, no obtuvimos ventas quizás porque en ese momento habíamos dejado de escribir posts frecuentemente.
Nuestro camino de aprendizaje parece indicar que una colección de medios en redes sociales podría ser el truco así como seguir a la competencia y responder a los seguidores.

Gestión de tareas

Como éramos un grupo de mujeres de diferentes tareas quizás te preguntes cómo nos reuníamos y gestionábamos todas las tareas necesarias para nuestro negocio. Esto era lo lindo de no solamente hablar sobre las nuevas alfabetizaciones y el aprendizaje amplificado, sino también ponerlo en práctica: colaborábamos utilizando Google Docs y nos encontrábamos en Google Hangout. Excepto Silvia, ninguna de las demás se habían conocido personalmente. El truco fue la tecnología y encontramos diferentes formas para comunicarnos y desarrollar fluidez en la colaboración. Una herramienta de comunicación muy útil para nosotras resultó ser Whatsapp. Teníamos dos grupos: uno llamado ACTION REQUIRED (se requiere acción) y otro llamado FYI (solo información). Esto permitía separar la simple información de una acción rápida necesaria. Pero nos tomó algún tiempo darnos cuenta de esto y luego de usar SMS, email y una plataforma de gestión de proyectos.

Nuestro mayor desafío no parecía ser la comunicación online sino la cantidad y complejidad de tareas necesarias para llevar adelante un negocio. Tuvimos varias reuniones para debatir sobre los roles y tareas de cada una de nosotras. Tuvimos que dividir las tareas entre nosotras debido a nuestras limitaciones de tiempo por nuestras vidas y trabajos individuales. Al final tuvimos que dividir una sola tarea en varios pasos, donde los diferentes pasos eran hechos por diferentes miembros del grupo, como en una línea de producción de una fábrica. Esto requería mucha comunicación via Whatsapp. Las fechas límite también fueron un desafío ya que fue difícil definir cuánto tiempo íbamos a tener disponible para trabajar en nuestro negocio frente a nuestros compromisos individuales. Como ninguna de nosotras era experta en ningún aspecto del negocio, todas hacíamos un poco de todo aunque sí también teníamos algunas áreas de fortaleza/interés y elección. Comenzamos el negocio con la mayoría de las socias expertas en contenido. Otra lección aprendida sería tener socios que tengan experiencia en Marketing y contabillidad.

Contabilidad

Cuando comenzamos a vender era necesario mantener un registro organizado y decidir cómo repartir los ingresos. La contabilidad resultó ser muy complicada, especialmente cuando decidimos las reglas para compartir de acuerdo a la autoría de los cursos, los roles y las responsabilidades. Al ser un negocio en sus comienzos comenzamos a compartir en partes iguales pero luego las diferencias entre el tiempo dedicado o disponibilidad de cada una generaron dudas sobre “pagar” por cada rol desempeñado en el negocio. Nos dimos cuenta de lo poco que sabíamos sobre la complejidad de la contabilidad, un salario “justo”, etc. Ya que no teníamos roles claros era difícil definir esa clara diferencia en el “salario”. Eso también fue complicado por el hecho de que algunas de nosotras no solamente eran socias sino también autores de cursos, lo que generaba un ingreso de acuerdo a las ventas de ese curso específico. Silvana fue la que se ocupó principalmente por sus habilidades con planillas de cálculo. Sabíamos que si queríamos crecer necesitaríamos un contador o equivalente para organizar nuestros ingresos y gastos.

Página web

En un punto de nuestro aprendizaje nos preguntamos si una de las razones por las cuales no vendíamos era porque nuestra página web original no era fácil de utilizar o difícil de navegar. Habíamos creado la página basado en nuestro propio conocimiento sobre WordPress. De hecho, Silvia fue la que creó y manejó el sitio original que tenía diferentes idiomas. Un requisito fundamental era ofrecer el mismo contenido en diferentes idiomas ya que sumando cada idioma de nosotros hablamos inglés, español, alemán y portugués. Katrin fue la responsable de traducir la página web y todo su contenido al español y así comenzamos a crear una página “espejo”.

Cuando decidimos mejorar la página web tuvimos que contratar una compañía para el trabajo que tenía experiencia en branding así como en sitios de WordPress conectados. La compañía nos ayudó a rediseñar el logo de nuestra compañía, crear una marca visual y mejoró la experiencia del usuario al navegar por la página. Esta fue la primera vez que realmente tuvimos que invertir dinero en el negocio. Una advertencia sobre la contratación de una compañía de terceros: muy probablemente estarás a la merced de ellos en un futuro si desarrollan un código personalizado al cual solamente ellos pueden acceder y editar. Tendrás que tener en mente que no solamente invertirás en el desarrollo de la página sino también en el mantenimiento de esa página. Por esta razón puede ser útil para un negocio en Internet tener un socio que pueda manejar código (si no es para desarrollar el código, al menos para poder hacer un seguimiento cercano).

Marca y logo

Aquí es donde llegamos a un momento crucial en nuestro negocio. Empezamos como amplifiEDUcation, teniendo algunas ventas, pero entonces fue necesario cambiar el nombre de la compañía. Aunque habíamos investigado marcas, en un momento recibimos una carta de otra compañía que tenían el término “amplify”, “amplify education” como marca registrada. Aunque nuestro nombre no era exactamente igual, reclamaban la marca de “amplify” relacionada con educación. Otra carta oficial de su abogado nos hizo dar cuenta de lo serio que era esto. Había sido tan fácil crear la compañía en Estados Unidos. Habíamos comprado varios nombres de dominio para evitar problemas. Pero no habíamos buscado marcas y no habíamos solicitado el registro para nosotros.
Pagar por una marca podría ser demasiado si estás comenzando pero aprendimos que puedes reclamar un “marca no registrada” al utilizar el símbolo en la página web, emails, facturas, etc. Si alguien reclama la marca, la compañía que la utilizó primero será la que muy probablemente ganará.

El problema de la marca nos forzó a cambiar nuestro nombre a ampeduca y cambiar todo nuestro trabajo para agregar la marca nueva incluyendo la página web. Este cambio vino al mismo tiempo que ya estábamos teniendo dificultades en que se termine la nueva página. Todo esto resultó en una interrupción significativa en la comunicación ya que no podíamos utilizar la página anterior como referencia en los blog posts, newsletters o redes sociales. Cuando finalmente volvimos a estar online con nuestro nuevo nombre ampeduca, aunque habíamos anunciado el cambio conectando con amplifiEDUcation, perdimos el momentum inicial de las ventas generadas.

Por todas las razones mencionadas relacionadas con el tiempo disponible, la curva de aprendizaje, la inversión y la competencia en Internet como una guerra de marcas, hemos decidido discontinuar nuestro negocio desde el 31 de julio. Ha sido una increible trayectoria de aprendizaje y finalmente nos dimos cuenta que necesitaríamos un compromiso full time, más inversión y otros socios capacitados (quizás en contabilidad, marketing, codificación) para poder seguir. Así como hablamos sobre educación en cambio exponencial, nosotras también hemos quedado atrapadas por el cambio. Notamos como van cambiando las prioridades en los colegios y aunque no se estén centrando en algo tan diferente, el lenguaje y el enfoque parecería estar cambiando. Como dice el libro “Lean Startup”: este sería un momento “bisagra” – para averiguar como reinventarnos. Quizás más adelante podremos hacerlo.

Por ahora, al escribir sobre nuestra trayectoria, nos asombra y estamos orgullosas de lo mucho que hemos podido lograr. También estamos agradecidas con los colaboradores que confiaron en nosotras y se unieron al proyecto como autores invitados para los cursos online: Mike Fisher, Jacqui Murray y Karin Hallet. También agradecemos a Andrea Hernandez y Chic Foote que comenzaron el negocio con nosotras y son docentes tan inspiradores! Aprendemos del fracaso creando resiliencia. Esperamos que cualquiera que esté leyendo sobre nosotras tenga el entusiasmo y tiempo para dedicarlo a su propio camino.

El equipo de ampeduca

Katrin Barlsen – Argentina

Silvia Rosenthal Tolisano – USA

Silvana Scarso Meneghini – Brasil

Post a Reply